Alessia levi NO ME OLVIDES

Alessia levi NO ME OLVIDES

alesia levis escritora novela no me olvides

Novela Romántica

Alessia levi NO ME OLVIDES

 

Capitulo 1

Voy caminando ausente, entre callejones oscuro. No me importa que pueda pasar en ellos. Mi dolor es mayor que mi miedo.

¿ Como pudo Alex hacerme eso, como después de todo lo que hemos compartido?.

Cuando esta mañana decidí salir antes del trabajo, no pensaba más que en darle una sorpresa. Quería llegar a casa lo antes posible, para prepararle una cena

romántica. Alex llegaría sobre las ocho, así me lo comunico en su mensaje. Ha sido una semana agotadora para los dos y casi no hemos tenido tiempo de estar

juntos. Esta noche era especial, nuestro aniversario, hacia un año que nos habíamos conocido ‐Un año, parece que fue ayer cuando nos vimos en

aquel bar. Mis amigas me habían llevado casi a rastras para tomar algo. Yo apenas si veía lo que me rodeaba, lo único que quería era estar lejos de allí.

El estaba en otra mesa, rodeado de amigos. Tenía unos ojos grandes y castaños y miraba con el mismo hastío que yo el alboroto que se había formado, de repente nos

miramos, sin palabras nos entendimos y sonreímos. Al rato, volví con disimulo mi mirada, quería ver qué estaba

~ 4 ~

haciendo aquel chico de ojos increíble que me había hecho sentir mariposas en el estomago y estaba mirándome. Desvió la mirada pero no sé porque extraña razón, yo no, así que cuando el volvió a girar la cabeza nuestras miradas se encontraron.

Pareció sorprenderle mi descaro, porque de repente se levanto y se acerco a mi mesa.

Hola. Te he estado observando y creo que tienes las mismas ganas que yo de estar aquí.

‐Vaya y eso solo con mirarme, ¿que harás cuando te diga mi nombre?, me dirás mi pasado o mi futuro? Buuf, ¿siempre eres así de borde con los que se

acercan a ti o solo conmigo? ‐¿Estoy siendo borde? Vaya y yo que pensé que era encantadora. ¿Y si empezamos de nuevo?

‐Por qué no Hola me llamo Alex, tengo 30 años, soy comercial de una empresa al por mayor, y estoy harto de estar aquí ‐Hola me llamo Nikky, mi edad no es necesaria, soy secretaria de un despacho de abogados y también

estoy harta de estar aquí. Creo que coincidimos y si ¿nos escapamos?, ni se darán cuenta. Prometo ser un caballero.

~ 5 ~

No sé porque, pero me fie de él y sin pensar en la posibles consecuencias deje que me sacara de allí entre

risas. Nadie se dio cuenta de nuestra partida. Paseamos por las calles y paramos en un bar medio

escondido. Todo era antiguo en el. Las mesas estaban cubiertas con manteles a cuadros. Las sillas habían visto tiempos mejores, pero seguían siendo muy cómodas.

Encima de la mesa un ramillete de flores secas de colores. El camarero y dueño del local, se presento como Juan, era un hombre apuesto, de unos 28 o 30 años, Ojos

azules casi grises, con una sonrisa angelical, no parecía ir con el ambiente, pero su sonrisa te invitaba a sonreír también. Nos acompañó hasta una mesa cerca de la

ventana, desde allí se veía la playa. No podía apartar la mirada. El se dio cuenta, inclino la cabeza y se fue a buscar la carta.

Alex me pregunto si me gustaba el mar. Volví del lugar donde mi mente se había ido y le sonreí.

‐Me encanta el mar. Si quieres cuando terminemos de cenar damos un

paseo por la playa. ¿Te atreves? Me reto con la mirada

En ese momento llego nuestro pedido así que evite contestar su pulla.

~ 6 ~

Estuvimos hablando toda la cena, parecíamos amigos desde hacía años, con el era fácil. Me conto de su familia, de su trabajo, de sus amigos. Yo le escuchaba embobada,

hasta que se dio cuenta y me dijo que era hora de que le contara algo de mí.

Por un momento no supe que decirle, no sabía por dónde empezar, que le contaba, que no tenía ni idea de quién era mi padre, que mi madre trabajo hasta que

reventó para sacarnos adelante a mi hermano y a mí, o lo aburrida que me parecía mi vida últimamente. Pero por

suerte el camarero debió sentir mi malestar porque apareció como por arte de magia con la cuenta, se giro me sonrió y me guiño un ojo.

Cuando nos íbamos el camarero se despidió de nosotros y me dio una flor, un pensamiento amarillo. Me sonrió y me dijo para que nunca olvide este sitio. Sonreí

sin pensar, cada vez que lo miraba me sentía atraída por sus ojos, pero no me dio tiempo a agradecérselo bien, porque Alex parecía molesto y se despidió muy rápido.

Salimos del pequeño restaurante y fuimos a pasear por la playa, nos descalzamos y sentimos la humedad de la arena en nuestros pies.

Me cogió de la mano como si no fuera la primera vez que lo hacíamos, parecía todo tan normal. Me acompaño hasta la casa, en la puerta nos

quedamos mirándonos, parecíamos dos adolescentes en

~ 7 ~

 

Alessia levi

 

Si quieres saber como termina dejarme un mensaje y yo te mando un P.D.F

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>